Profesionales rechazan fijar límite legal de Alcohol Cero.

La reunión se realizó en el Anexo “Alfredo Palacios” del Concejo Municipal de Rosario con modalidad mixta, entre presencial y virtual. Del encuentro participaron el presidente de la comisión, Agapito Blanco, de Cambiemos, y los ediles Lisandro Zeno, del Partido Demócrata Progresista; Jesica Pellegrini, de Ciudad Futura-FSP; Marcelo Megna, de la Unión Cívica Radical; Germana Figueroa Casas y Ana Laura Martínez, de Juntos por el Cambio. También se sumó la concejala Susana Rueda, de Rosario Progresista.

Al inicio la comisión recibió por Zoom al ingeniero Fabián Pons, director del Observatorio Vial Latinoamericano. OVILAM, para continuar con el debate sobre alcohol cero. El experto al principio de su alocución hizo una clara diferenciación: “Una cosa es el concepto deseable de alcohol cero, que es utópico pero a lo que se aspira y otro tema es fijar un límite legal en cero, al que no estoy de acuerdo”, manifestó.

Errores técnicos y fisiológicos

Sobre esto argumentó que existen evidencias técnicas y fisiológicas: “Cualquier chico de segundo año de un colegio técnico sabe que el cero en una medida no existe, porque cualquier medida tiene tolerancias. Todos los aparatos tienen un margen de error y se calibran para trabajar dentro del mismo”.

Por otra parte, Pons desarrolló sobre los errores fisiológicos que se dan en forma endógena por ejemplo en personas con cierto tipo de diabetes o ayunos prolongados donde puede el organismo generar alcohol en sangre.

“Los países más técnicamente aceptable que aspiran al concepto de alcohol cero, lo que hicieron fue trabajar en educación, concientización, legislación, controles, sanciones, prevención pero no desconocen ni la parte técnica ni fisiológica por lo cual estipulan un margen de tolerancia”, explicó.

Según informó el ingeniero, desde el observatorio realizan reconstrucción de siniestros viales y precisó: “al analizar quienes son los conductores que ocasionan las peores tragedias y que cuentan con alcohol en sangre no son los de 0,1. 0,2 o 0,3 sino por encima del gramo. Por eso los países comenzaron a trabajar en leyes que apuntan a la prevención”.

Sobre esto último mencionó las experiencias en Europa donde la mayoría de países tienen como límite 0,5. “Sin embargo, a partir de un gramo de alcohol en sangre lo consideran delito y a la persona se le quita la licencia, va presa y paga una multa elevada. Otro es el caso de Chile, en el país vecino se encuentra en vigencia la Ley Emilia que sanciona con cárcel a quienes presenten más de 0,8 gramos de alcohol en sangre por considerarlo en estado de ebriedad y se le quita la licencia por un año y también paga una multa”.

Controles y Estadísticas

Los países nórdicos en general cuando quisieron solucionar el problema de la alcoholemia hicieron controles del 70 por ciento de la población al año. “En el caso concreto de Rosario estimando la cantidad aproximada de 500 mil licencias otorgadas deberían hacer 350 mil controles anuales. Sin embargo están haciendo 27 mil según se registró en 2019”, sentenció.

Por otra parte Pons aseguró que “no hay en Argentina, ninguna de sus jurisdicciones: provinciales o municipales, que tenga la más mínima estadística de siniestralidad con conductores alcoholizados” y cuestionó: “La pregunta es cuál es el criterio técnico, si no sabemos de qué punto de partida salimos y tampoco conocemos la tendencia”.

Curvas de desalcoholización

Otro de los puntos desarrollados por el experto es el proceso de desalcoholización. “El alcohol se limpia del organismo, no todos son iguales, pero en promedio a razón de 0,12 gramos de alcohol por litro de sangre por hora. Entonces una persona que tomó dos copas de vino y que puede tener a la media hora el pico máximo en 0,3. Una hora y media después de ese pico puede tener 0,1, para la tolerancia cero es un infractor, pero no es un potencial peligro”, detalló.

Finalmente, el ingeniero remarcó: “Se necesitan grandes planes sostenidos en el tiempo y saturar de controles”

Representantes de locales de esparcimiento nocturno

A continuación se recibió de manera presencial a Guillermo Spagnolo, que integra la Cámara de Esparcimiento Nocturno junto a su presidente Juan Pablo Pueyrredón.

Spagnolo se refirió a la cuestión de vialidad “En este tema no sé por qué hay mucha gente que contradice a los expertos. Con todos los que hablé no están a favor del alcohol cero”, precisó y amplió: “Los mejores países del mundo en el respeto a los peatones no tienen alcohol cero”.

Y se refirió a cuatro ejes fundamentales para una viabilidad segura.

Controles: El representante de confiterías bailables sostuvo que “en una ciudad de más de un millón de habitantes con solo seis alcoholímetros, es evidente que no existen controles”.

Penas más severas: Se necesitan sanciones que contemplen la prisión, con quitas de licencia por tiempo indeterminado y remisión del vehículo.

Infraestructura vial, “Es decadente. Falta bacheo, semaforización, las autopistas son vergonzosas. Esto es una gran diferencia con países del mundo”.

Educación: “Rendir el carnet de conductor no puede ser un trámite. Debe ser cursando una materia donde se impartan contenidos sobre penas y concientización”.

A su turno Pueyrredón remarcó que “Las prohibiciones no dan resultados” y se explayó en los efectos de una ordenanza de alcohol cero. El comerciante propuso “que se genere eficiencia en un organismo de control incorruptible. Sabemos que se filtra información desde tránsito hacia sitios webs que publican donde van a controlar. Esas informaciones se venden”, denunció.

Sobre esto último, Blanco anunció que ante esta manifestación la comisión solicitará un pedido de informes, un proceso de investigación y eventualmente alguna denuncia.

Colegio de Abogados.

Del Instituto de Seguridad Vial del Colegio de Abogados de Rosario, participó el doctor Fernando Campanini.

“Desde hace siete años presentamos un dictamen a la Municipalidad de Rosario y ratificamos su contenido. El alcohol no es el único elemento que provoca accidentes de tránsito. Pedimos en aquella oportunidad se nos brinden estadísticas sobre las incidencias del alcohol en accidentes de tránsito, pero nunca se demostró a ciencia cierta”.

El abogado y perito en siniestro especializado en accidentes en ruta, especialmente camiones, señaló que el alcohol no es la determinante de la mayoría de los siniestros.

Al igual que los que lo precedieron en la palabra, Campanini coincidió en la inexistencia del valor cero absolutos. “Esto no existe en una medición de alcoholímetros, o sea que si queremos sancionar a una persona podemos generar un grave problema jurídico a la municipalidad”. Según el abogado para evitar esto, los países desarrollados tienen una escala de tolerancias.

Campanini coincidió con todos los aspectos vertidos por los otros invitados respecto a la falta de control, educación y concientización. Cerrando su exposición afirmó: “Exigir la aplicación de alcohol cero es una medida de impacto mediático que no va a solucionar el problema de siniestralidad en Rosario”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *