La combinación de vacunas Sputnik con Moderna funcionó a la perfección

Con datos específicos producidos en Rosario, los investigadores del Centro de Tecnología en Salud Pública (Ctsp) de la Facultad de Ciencias Bioquímicas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y del Ministerio de Salud de la provincia pueden afirmar que la decisión de aplicar la vacuna Moderna como segunda dosis a quienes habían iniciado su inmunización con Sputnik V fue “una estrategia acertada y funcionó a la perfección”.

Así lo afirmó Eduardo Codino, director del Ctsp, ya con los resultados del estudio realizado desde septiembre pasado a 370 personas que aceptaron recibir una combinación de vacunas para poder tener su esquema completo. En tanto, la responsable de Inmunizaciones de la provincia, Soledad Guerrero, destacó la “importancia” de estudiar la intercambialidad de las vacunas.

La investigación se llevó adelante en el vacunatorio de la ex Rural. Allí, se realizaron las extracciones de sangre a 320 personas adultas que habían recibido la primera dosis de la vacuna rusa y se hizo con esas muestras un primer registro de anticuerpos. Ya en agosto, cuando esos mismos santafesinos aceptaron recibir Moderna como segunda aplicación ante las demoras en la entrega de los segundos componentes de Sputnik, 307 volvieron a someterse a una extracción de sangre.

El investigador señaló que los resultados del llamado “match” de vacunas aprobó con creces las investigaciones mostrando “altos niveles de anticuerpos”, y además recalcó “el alto nivel de adhesión de la población que participó del estudio y que en dos oportunidades fue sometida a las extracciones de sangre”.

“La primera muestra se tomó cuando solo tenían la Sputnik para tener un registro previo de los anticuerpos, y luego de tres semanas, se hizo otra extracción tras la aplicación de Moderna como segunda dosis”, detalló.

Evidencia local
Si bien la decisión de combinar vacunas se tomó a nivel nacional y hubo estudios preliminares que mostraron “un aumento de los niveles de anticuerpos luego de las dos dosis aplicadas”, según había explicado ya a principios de agosto Andrea Gamarnik, viróloga molecular e investigadora superior del Conicet en la Fundación Instituto Leloir, el investigador de la Facultad de Bioquímica y Farmacia de la UNR señaló desde el inicio la necesidad y la importancia de lograr lograr “evidencia local”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *