¿Por qué subieron los precios de las materias primas agrícolas en 2021?

Una de las grandes claves para poder hacer trading en materias primas es conocer los factores que afectan a la producción. Por supuesto, también conocer cuáles son los países que producen más de cada una de ellas y luego unir factores y países para valorar la evolución futura de los precios.

Una de las principales fuentes de información es la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) que tiene su propio índice de alimentos. Este indicador sigue la evolución de los precios de las materias primas agrícolas negociadas.

Pues bien, la FAO ya advirtió a lo largo de 2021 que el índice subía con fuerza (más de un 27%) debido a una mayor demanda y problemas en la oferta (malas cosechas). En concreto, señalaba lluvias en Australia y posibles cambios en las exportaciones rusas de trigo.

Otras materias primas que se movían al alza eran el azúcar por los precios del etanol y malas cosechas en Brasil, pese a las mejoras en la producción de India y Tailandia. Además, el aceite de palma subía por la mayor demanda del biodiésel y problemas laborales en Malasia.

Es importante notar que la FAO rebajó sus previsiones de producción mundial de cereales en diciembre 2021 hasta los 2,788 billones de toneladas desde los 2,8 billones estimadas hasta noviembre. Sin embargo, seguiría siendo una producción récord de cereales.

Eso sí, la FAO estimaba un consumo mundial de cereales de 2,811 billones de toneladas en diciembre desde los 2,7 billones estimados en noviembre por el mayor consumo para alimentar animales.

Por lo tanto, las subidas en los precios de las materias primas agrícolas durante 2021 estaban justificadas por los desequilibrios entre la oferta y la demanda. Estos desequilibrios permiten una volatilidad que quienes hacen trading en materias primas agrícolas aprovechan en su beneficio.

¿Qué se espera en 2022?

En un entorno de mayor crecimiento económico global, con un país del tamaño de China manejando estimaciones del 5,5% la demanda está más que asegurada. Lo que no se podía prever era la invasión de Ucrania por parte de Rusia y sus consecuencias. 

Hablando solo de materias primas agrícolas, conviene recordar que Ucrania y Rusia son grandes exportadores de cereales y fertilizantes. En concreto, producen el 12% del trigo a nivel mundial y un 4% del maíz.

Algunos productores europeos han avisado de la escasez de cereal para el alimento de la ganadería, y muchos países han notado la falta de aceite de girasol en los supermercados, pues Ucrania es uno de los mayores exportadores del mundo. Además, los fertilizantes que se usan en Europa son principalmente de origen ruso o ucraniano y las sanciones a Rusia junto a la invasión de Ucrania limitan las exportaciones.

También se ha avisado de los problemas que afrontarán los agricultores europeos en cuanto se agoten las reservas de estos fertilizantes porque no es tan sencillo sustituirlos por productos procedentes de otros países.

Por lo tanto, el trading en materias primas agrícolas este año va a venir determinado por la situación del conflicto entre Ucrania y Rusia, el crecimiento económico global y posibles restricciones puntuales en la oferta de algunas materias y en algunos países concretos.

En principio, los cereales serán los más afectados en el corto plazo, pues la zona de conflicto es el granero de Europa, pero la falta de fertilizantes generará problemas de producción en otros países europeos a medio plazo.

En menor escala, los aceites también se verán afectados porque la escasez de girasol obligará a que suba la demanda de aceites sustitutivos para industrias como la conservera. Por lo tanto, 2022 puede ser un buen año para hacer trading en materias primas agrícolas pues los factores que impulsaron el precio en 2021 continúan y se han visto agravados por el conflicto bélico. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.